viernes, 11 de diciembre de 2015

Abu Nuhas, el arrecife de los pecios

LAF--9146


La ruta de este año concentraba el interés en bucear pecios, y no defraudó. Al norte de Hurghada y en dirección al Thistlegorm hicimos parada en dos ocasiones en este arrecife para visitar dos de los varios barcos hundidos que aquí se encuentran, en cada inmersión quedé con ganas de más, mucho más.
Desde luego que Abu Nuhas bien merece unas cuantas inmersiones.

La primera inmersión fue para bucear el famosísimo Giannis D, un barco mítico para los fotosub que visitan el Mar Rojo.
 LAF--9157
Empezamos la inmersión cuando prácticamente atardecía y a media inmersión ya era de noche, en ese aspecto fué un poco decepcionante pues la falta de luz nos hizo disfrutar menos del pecio, teníamos un itinerario y programa que cumplir.
LAF--9167
Tan pronto tocamos fondo nos adentramos al pecio y casi no tuve ocasión de tomar la foto del buque partido sobre la arena aunque dentro resultó ser una maravilla, una penetración sencilla con una sala de máquinas interesante y repleta de maquinaria oxidada, restos metálicos que se iluminaban con los focos dándole interés a los grandes espacios interiores.
De entre la salas se reconocía el taller de abordo; en dónde estan las máquinas que se habrían de utilizar para fabricar las piezas necesarias para una reparación en alta mar.
Al estar escorado, una vez dentro del barco se hacía muy fácil la confusión, las escaleras y plataformas estaban cruzadas y no se correspondían a "suelo, techo, paredes" como nuestro cerebro está habituado a reconocer estos elementos. Al salir del curioso y profundo recorrido ya prácticamente había oscurecido con lo cuál los restos exteriores poco pudieron ser explorados.
Al oscurecer, Peces León y Tamboriles hicieron su aparición.
LAF--9311
La segunda inmersión sería el día siguiente, también por la tarde pero todavía con suficiente luz. El barco fondeó cerca del arrecife y las Zodiac nos llevaron hasta el pecio del Markus, también llamado Chrisoula K. 
La inmersión comenzó bien, aunque para algunos MUY BIEN, desde la neumática vimos a escasos metros algunos delfines, estos llegaron a bucear con algunos compañeros mientras me moría de envidia por su cercano encuentro. Además del pecio en sí, un atractivo de este lugar de buceo son las Anguilas Jardineras, un bonito y peculiar espectáculo que debe verse a cierta distancia.
Markus Wreck Abu Nuhas Chrisoula k wreck diving
La penetración al interior de este pecio fué más complicada en la parte profunda, pues los accesos eran más pequeños y había restos metálicos protuberantes poco visibles en la oscuridad, que fácilmente podrían provocar algún incidente.
Sin embargo en la parte menos profunda en dónde viajaba la carga de baldosas italianas entraba la luz; rayos de luz que en el momento adecuado del día seguramente podrían crear una atmósfera espectacular.