martes, 25 de noviembre de 2014

Pináculos y el mágico mundo de Coral

RedSea-Shaab ClaudioUna vez llegados a Fury Shoals, superada la inicial decepción de no ver más tiburones y asumido que este no será el gran viaje de Fotosub que deseaba comienzo a disfrutar del nuevo paisaje de las inmersiones que será muy parecido el resto de los días; arrecifes formados por grandes y pequeños pináculos rodeados de vegetación y fauna.


El perfil de las inmersiones será similar de ahora en adelante al igual que las especies que veremos aunque dos inmersiones me dejaron atónito y posiblemente en otra época del año y con la luz ideal sean unos lugares realmente fantásticos a los que regresaría encantado; se trata de Shaab Claudio y Malahi.

Recuerdo salir del agua alucinando, jamás había buceado en un lugar así y a pesar de la escasa luz fué un paisaje realmente impactante y algo difícil de describir; aunque lo intentaré.


RedSea-5491
En ambas inmersiones el barco fondeó en los extraplomos del arrecife en dónde, sobre los fondos de arena se alzaban pináculos de menor tamaño en estas zonas vimos peces Napoleón, un tiburón de puntas blancas y el único banco de peces murciélago de todo el viaje además de alguna tortuga.

RedSea-

Malahi fue una sorpresa y a pesar de bucear aquí a las 5:45am no dejó de impresionarnos.
Se trata de una sucesión de cañones y grietas que cortan el arrecife para abducir al buceador a un mundo de enormes paredes de coral duro que dan una sensación de estar en un viaje espacial pues nada es reconocible, no hay rocas ni arena, sólo coral y muchos corredores huecos por los cuáles colarse formando un interminable laberinto de callejones coralígenos.
Una inmersión fascinante hasta que llegaron los otros barcos de buceo, la aparición de burbujas y buzos rompieron de inmediato con la mágica sensación y me devolvieron a la realidad, todos quisiéramos bucear cada arrecife como si lo descubriéramos por primera vez.


Shaab Claudio fue todavía más peculiar, durante el briefing nos explican un buceo en caverna y de seguida dudé. El total de los barcos fondeados aquí sumaban más de 60 buceadores, era imposible que nos trajeran a un sistema de cavernas.
Resultó ser una fascinante formación a medio camino entre una cueva rocosa y un bosque de enormes corales duros en el cuál los contraluces y pasillos formaban una gruta de algún distante e imaginario planeta. Una vez más la cantidad de buzos frenaba la imaginación y dificultaba tomar fotos pues el fondo arenoso, las burbujas y la procesión de submarinistas deshacían el encanto.
RedSea--10
Shaab claudio Marsa alam