viernes, 20 de febrero de 2009

Kapalai, el tamaño no importa!



Kapalai, destino macro.
Lo que desde lejos parece tan sólo unas barracas flotantes, acabó siendo una más que grata sorpresa, es la desconocida de las tres pero poseé un elenco fantástico de habitantes submarinos en sus fondos arenosos en muchas ocasiones camuflados por la mala visibilidad.


La inmersión más conocida es Mandarin valley, lugar donde unos puede hallar si tiene fortuna el pez mandarín, una verdadera joya visual, y por desgracia un habitual de las peceras tropicales más preciadas. Nosotros tuvimos otra suerte, y dimos con unas fantásticas sepias de minúsculo tamaño y apariencia inverosímil.



Menudas sepias, sepias menudas



Además vimos los peces-pipa fantasma y algunos crustáceos como las gambas boxeadoras.
También recuerdo la desagradable temperatura del agua; 33ºC. Jamás pensé que lo diría pero eso ya deja de ser cómodo, agobia y en cierto momento se le quitan a uno las ganas de bucear. Sin contar los problemas de empañamiento que tuvo la cámara en el interior de la carcasa.